Las actitudes político electorales de las mujeres venezolanas en el contexto electoral del año 2012.

Autor:Lacruz, Tito Iván R.
 
EXTRACTO GRATUITO

The electoral political attitudes of Venezuelan women in the electoral context in the year 2012.

Les attitudes politiques électoraux de femmes vénézuéliennes dans le contexte électoral de 2012

INTRODUCCIÓN

Lo que ha ocurrido en materia electoral desde el año 1998 hasta el presente representa una realidad en el país muy distinta a lo que habíamos experimentado los venezolanos en décadas anteriores. Que un candidato a la presidencia la haya ganado cuatro veces de forma consecutiva, es digno de analizar. En el año 2012, en medio de un contexto social, económico y político realmente complejo y enfrentando además graves problemas de salud, el candidato Hugo Chávez logró ganar por cuarta vez la presidencia. Luego de 14 años de gobierno, con 8.1 millones de votos consigue la magistratura en medio de una coyuntura aún más complicada que en tiempos pasados, logro que alcanza gracias a que, a pesar de las mermas, aún mantuvo un importante respaldo de los sectores populares del país y sobre todo, de la población que vive en áreas geográficas menos urbanizadas y donde la presencia del Estado es más contundente. Pese a que los sectores opositores han ganado terreno en la contienda electoral, Chávez aún posee el mayor poder político electoral que cualquier dirigente había logrado en las últimas décadas. Su éxito sin duda se enmarca en un fuerte liderazgo y gran carisma, el cual le permitió generar un estrecho vínculo con los sectores populares del país, sin olvidar claro está, que también dispone de un Estado con abundantes recursos económicos y de instituciones adaptadas a sus necesidades de permanencia en el poder.

Frente a este contexto, a través del análisis de la información proveniente de una exploración hecha con grupos focales durante el período de campaña electoral (agosto 2012), este trabajo intenta entender la forma cómo la población se vincula con Hugo Chávez (Hugo Chávez) y su visión de país, todo ello con la aspiración de otorgar más pistas a la comprensión de los elementos que hacen que los votantes se decanten o no por esta opción política.

Las sesiones de grupos focales se orientaron a conocer el comportamiento político-electoral de las mujeres autodefinidas como Oficialistas u Opositoras a través de un cuestionario inicial filtro; pertenecientes a los estratos socioeconómicos D y E, entre 30 y 35 años, ubicadas en Caracas y en Cumaná. El objetivo de esta investigación fue explorar en profundidad sus percepciones, actitudes y sus hábitos político-electorales. En específico se indagó sobre su percepción de la situación actual y futura del país, sobre la política y su participación en ella, sobre las elecciones, el voto y por supuesto, sobre la figura de los candidatos propiamente.

Ahora bien, ¿por qué las mujeres? Según Campbell et al. (1960, Citado en López y Morales, 2005) existe un modelo de identificación partidaria que se relaciona con el proceso de socialización del individuo debido tanto a la pertenencia a grupos como al proceso de socialización, proceso que lógicamente empieza en la familia. Estos elementos hacen que el elector se identifique con una propuesta, con un partido y con unas características de personalidad del candidato. En nuestro contexto cultural, caracterizado por el matricentrismo, las mujeres pueden convertirse en un buen indicador del sentir de su grupo primario y secundario.

La hipótesis que está de fondo y que creemos que los datos pueden ayudar a constatar1, es que la carencia de institucionalidad política marcada por el proceso socialización política a la que se ha sometido a los votantes en estos últimos 14 años, por las prácticas de utilización de recursos públicos a favor del clientelismo político, el carácter afectivo del apoyo al candidato, y el contexto del país, son parte del abanico de elementos a considerar a la hora de completar el esquema de explicación del voto socialista y opositor, unos por adhesión, otros por rechazo, pero que en el fondo se sigue careciendo de una verdadera institucionalidad política.

Constantemente se repite que el país ha vivido un fuerte proceso de desinstitucionalización que ha deteriorado intensamente sus condiciones de vida en tiempos de alta renta petrolera; pero de forma contradictoria, una parte de la población considera que se han logrado "conquistas sociales". La percepción de estas conquistas vienen o porque han recibido beneficios de forma directa del gobierno, o bien porque al menos han sentido que reciben atención desde las cúpulas del poder y estos aspectos definitivamente tienen impacto en el comportamiento político electoral. Presuponemos que la razón de fondo que hace que la población se ubique en sus trincheras políticas es la desestructuración social y política y la personalización de las opciones electorales y por lo tanto, lo que deseamos poner en evidencia son las formas en que se manifiestan estos elementos en estos grupos frente a un proceso electoral.

Contar con esta aproximación desde una perspectiva cualitativa para este tipo de indagaciones resulta ventajoso. Los métodos cualitativos permiten captar la subjetividad, lo cual se traduce en el sentido que las personas atribuyen a sus motivaciones de esta acción, aspecto central de este análisis.

Existen diversas formas de aproximación a la realidad a través de los métodos cualitativos, entre ellos se encuentran los grupos focales, técnica utilizada en este estudio. Para tratar esta temática los grupos focales ofrecen ventajas importantes a la hora de que las personas ofrezcan información. Por tratarse de una dinámica de grupo (de 6 a 12 participantes), en donde se interactúa con otras personas, éstas tienden a sentirse en confianza e incluso motivadas a mostrar su parecer frente a sus pares. Es por ello que las sesiones de grupos fueron organizadas de forma tal que las mujeres simpatizantes del oficialismo y de la oposición se agruparon en dinámicas separadas.

En las sesiones de grupos se utilizó la técnica denominada "Proyectiva de las Asociaciones Libres" que, en este ambiente propicio para expresar de forma más abierta sus opiniones, permite obtener información sobre "cómo piensa el individuo" recurriendo a su mundo inconsciente. La potencialidad de estas técnicas radica en que el sujeto elabora sus respuestas con base en su biografía, normas, valores, motivaciones y en consecuencia, es posible conocer mejor cómo piensa el sujeto respecto a determinado objeto de indagación.

A continuación se presentan los resultados de este estudio organizado por bloque temático: primero se trata la percepción sobre la situación general del país; seguido se muestran los resultados sobre lo que significa la política y finalmente se refiere a la participación política y social propiamente. El siguiente apartado reúne la información que ayuda a comprender qué elementos utilizan los sujetos para ubicarse en el espectro político (oficialista-opositora) y al mismo tiempo cómo, desde su posición perciben al contrario. La quinta sección está dedicada al proceso electoral destacando los aspectos que motivan la decisión de votar y los temores frente a ello. La penúltima se dedica a desentrañar los aspectos que cada uno de los grupos identifican en los candidatos presidenciales, qué simbolizan para ellas y cuáles son sus fortalezas y debilidades. Para finalizar se hace una reflexión sobre cómo estos aspectos encontrados nos ayudan a comprender un poco más el espectro político-electoral del país.

  1. ¿CUÁL ES LA PERCEPCIÓN DE LA SITUACIÓN POLÍTICA, SOCIAL Y ECONÓMICA DEL PAÍS DE LA POBLACIÓN EN ESTUDIO?

    Como una estrategia para entrar en materia, se indagó sobre la percepción que las mujeres tienen de la situación actual del país en materia social, económica y política. En general, ambos grupos (oficialistas-opositoras) coinciden en que la situación es compleja, en sus términos "está difícil". Los problemas que identifican son la inseguridad, el desempleo y el alto costo de la vida y la escasez de productos.

    Resulta lógico que sean éstos los asuntos identificados pues se trata de los problemas que en general aquejan a la población. En el país las muertes por homicidios estimadas para el 2012 ascienden a 21.692 según el informe del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV, 2012). La percepción de que el empleo es un problema en el país es otro elemento que continúa presente en la población (2) pese a que la tasa de desempleo ha venido disminuyendo (7,9% entre julio y agosto del 2012). Esto se debe a que buena parte de la población, a pesar de tener un empleo, éste no es de calidad (3), mientras que la proporción de trabajadores que se mantiene en el sector informal es de 42%.

    Frente a la cercanía de las elecciones, las mujeres también manifestaron su temor sobre lo que habría podido ocurrir antes, durante y luego al momento de las elecciones, dado el nivel de incertidumbre y de tensión social ante la posibilidad de un cambio de gobierno.

    Un aspecto llamativo es cómo a pesar de que los problemas identificados entre las mujeres son los mismos, la forma de racionalizarlos es diferente. En el caso de la inseguridad, las opositoras identifican a un ente externo que podría ser una institución, como la responsable de velar por su seguridad. Por el contrario, las afectas al gobierno perciben que son ellas mismas las que deben garantizar su seguridad, declarando por ejemplo "...si uno no está trabajando no debe estar en la calle, eso es buscar peligro".

    [ILLUSTRACIÓN OMITIR]

    En este punto se identifica una diferencia que creemos importante evidenciar. La oficialista (4) parece no reconocer la posibilidad de recurrir a una instancia para que en este caso, intervenga de manera eficiente por la solución del problema que la afecta. Esta afirmación da cuenta de cómo el Estado resulta invisible a los ojos de sus seguidoras,...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS