Reflexiones sobre la nocion de trabajo en Adam Smith.

Autor:Moreno, Gustavo Alc
 
EXTRACTO GRATUITO

REFLECTIONS ON THE NOTION OF LABOR IN ADAM SMITH

  1. Contenidos ideológicos de las ideas de Adam Smith

    La mayoría de las proposiciones teóricas al ser elaboradas por los científicos sociales y por los filósofos, no se encuentran de ninguna manera desligadas de los valores e intereses apasionados que su autor profesa. Existen siempre unos ideales y valores que se buscan exaltar mencionando los beneficios que representan, o, por el contrario, se critican debido a su no conveniencia, peligros o simples sentimientos de antipatía.

    Así pues, toda proposición de tipo científica tiene sus antecedentes, cercanos o remotos, en la especulación y la reflexión de tipo filosófico. El impulso que inspira al filósofo proviene de su necesidad por explicar, por comprender, por aprehender ciertos fenómenos que percibe a través de la observación de sí mismo o de su interacción con el entorno.

    Esas mismas teorías científicas, en cuanto explican y develan los mecanismos y causas que producen un cierto y determinado fenómeno social, ponen en evidencia el funcionamiento y constitución de las estructuras sociales, mostrando los elementos que las instituyen y los principios que justifican su naturaleza. Este es el proceso mediante el cual se supera el nivel más primitivo de conocimiento del homo sapiens, el del sentido común o conocimiento vulgar. Una vez traspasada esa primera barrera cognitiva, se puede revelar y muchas veces denunciar lo que acontece en la realidad, dando explicaciones sustentadas y argumentadas en las observaciones e inferencias del científico social. Esta actividad, en la mayoría de los casos, implica que se ponga ante los ojos de la gente las posibilidades y alternativas a esa realidad que pareciera no tener otra manera de ser, u otro rumbo que tomar. En este instante estamos abordando otro nivel superior del conocimiento, el científico.

    En tal sentido, cuando una teoría científica revela las posibilidades existentes en relación a un determinado fenómeno o hecho social, inmediatamente está abriendo las puertas que posibilitan el cambio social. Como lo demuestra la historia, ante la posibilidad del cambio siempre se generan tensiones entre los statuquoístas y los revolucionarios. Los primeros defenderán el orden existente, intentado conservarlo y mantenerlo, porque de esta manera estarán protegiendo sus intereses. Los segundos, por lo general, plantean la construcción de un nuevo orden, en el que los actores que resultaban excluidos y marginados pasen a tener una participación y goce en la distribución y asignación de los valores y bienes materiales.

    Es en este instante preciso en el que nos podemos referir a la aparición de las ideologías y más concretamente, de las ideologías políticas, que son las que para efectos de nuestro interés particular destacaremos en esta investigación.

    Lo que nos interesa dejar claro y señalar aquí es que toda proposición teórica y filosófica, conlleva necesariamente la formulación de una ideología, esto es, "un conjunto de ideas y creencias que un grupo o comunidad tienen con respecto a su régimen político y sus instituciones, y su propia posición y rol dentro de él" (Macridis y Hulliung, 1998, p. 14). Esta es una realidad que no se puede cuestionar, porque sin una ideología política entonces ¿cómo se lograría movilizar a la gente en base a un proyecto político? Esto nos lleva a afirmar que es necesario que existan valores y creencias que motiven a las personas a actuar, preservando de esta forma su estatus de vida en la sociedad o, por el contrario, cambiándolo.

    De modo que, con esta explicación previa, queremos demostrar cómo el llamado liberalismo tiene diversas facetas en cuanto a su nivel cognitivo, pasando por el filosófico y el científico, hasta llegar al ideológico.

    Nuestra disertación girará específicamente en torno al liberalismo económico, esto a través del estudio de las ideas del considerado padre fundador de la economía política clásica, Adam Smith. Básicamente nos referiremos a las ideas smithnianas con respecto al trabajo y al mercado. Lo que pretendemos es dar cuenta del fuerte significado ideológico que los postulados científicos y filosóficos de Smith han tenido y siguen teniendo en la actualidad para la vida de las personas. Para llevar a cabo esta empresa necesariamente tendremos que hacer referencia a la concepción del Estado que el autor en el mencionado autor propuso, además de realizar una comparación critica mediante el contraste de las ideas formuladas por otros autores.

  2. La división del trabajo

    La concepción que Adam Smith plantea con respecto al trabajo, resulta fundamental para sustentar ideológicamente el sistema capitalista liberal, librecambista, de libre mercado, liberal individualista, o como se le quiera llamar. En todas las sociedades occidentales y aquellas que han recibido su influjo cultural, podemos apreciar la importancia y el valor que se le confiere al trabajo.

    Unas más que otras, las sociedades están estructuradas para preparar a las personas en el desempeño de un determinado y específico oficio o tarea. Son múltiples las instituciones sociales que se encargan de cumplir esta función. Desde la familia hasta los centros de educación, pasando por el grupo de amigos y semejantes, se presenta una tendencia que forma y perfila al individuo para desenvolverse en una tarea específica.

    También es de supremo interés comentar cómo la idea de éxito en la vida de las personas se relaciona directamente con la importancia y la calidad de su trabajo. Este es un aspecto exaltado por la influencia de la cultura occidental en muchas sociedades, las cuales, a través de sus respectivas instituciones sociales, se encargan de socializar al individuo para que trabaje y se supere en la vida. Pero, más allá de esa satisfacción personal, se encuentra la necesidad social y económica de que el individuo lleve a cabo un trabajo que en esencia debe ser productivo, que contribuya de manera significativa al desarrollo de la sociedad como un todo. De hecho, según Smith la economía política se propone "enriquecer al pueblo y al soberano", proposición que según Schumpeter (1995) hace de la economía una colección de recetas para el hombre de Estado.

    Esta situación presenta un trasfondo sociológico, destacado por Emile Durkheim (1858-1917), quien concluía que la sociedad se mantenía unida gracias a las diferencias entre las persona, debido al hecho de que tienen diversas tareas y responsabilidades, presentándose así la llamada solidaridad orgánica (Durkheim, 2001; Ritzer, 1993).

    He aquí también, uno de los primeros contenidos ideológicos que con respecto al trabajo formula Smith, y es la de asociar al trabajo con la idea de producir más y más, hasta alcanzar niveles óptimos de productividad, lo que actualmente se traduce en aumentar los niveles macroeconómicos como el Producto Interno Bruto o bajar otros macro indicadores como la inflación y el déficit fiscal. Se trata de la proposición de un verdadero sistema económico en el cual concurren diversos factores, siendo el primero de ellos la división del trabajo.

    Con respecto a la división del trabajo, Smith afirma que, relacionándolo con la productividad: "los mayores adelantamiento en las facultades o principios productivos del trabajo y, la destreza, pericia, o acierto con que este se aplica y dirige en la sociedad, no parecen efectos de otra causa que de la división del trabajo mismo" (Smith, 1930, p. 44).

    Así, en una sociedad moderna y adelantada se puede apreciar un alto grado de división del trabajo, mientras que las atrasadas y bárbaras, según Smith, poseerán una escasa división del mismo. Con respecto a esto, tenemos que la propuesta de Smith es netamente etnocéntrica, proponiendo el modelo de la sociedad donde él vivió, la Escocia del Reino Unido y la Gran Bretaña, como el tipo ideal de organización social y económica hacia la cual se deben orientar todos los demás para alcanzar el bienestar intrínseco asociado a la productividad. Ese bienestar se alcanza para la sociedad en su conjunto porque, la opulencia que emana de la división del trabajo se extiende hasta las clases inferiores del pueblo (Ídem).

    Esta es una de las proposiciones más falaces e ideológicas contenidas en la obra más trascendental de Smith titulada Investigación sobre la naturaleza y causa de la riqueza de las naciones, mejor conocida como La riqueza de las naciones, y demostraremos por qué.

    Es cierto que en las sociedades más avanzadas tecnológicamente y opulentas, como lo son los Estados Unidos en la actualidad, el bienestar resultante del sistema económico puede a ciencia cierta alcanzar a la mayoría de las personas, incluso a las pertenecientes a los estratos sociales más bajos. Pero todo tiene su precio, por lo que el beneficio y el éxito de unos significan la miseria y la pobreza de otros.

    En este punto el planteamiento mecanicista y evolucionista de Smith propone que, con la división del trabajo y otros factores más como la extensión del mercado, se alcanzará la riqueza de la sociedad. Lo que no se explica ni se avizora por ningún lado, son los efectos perversos de la división del trabajo internacional. En este sentido, el contexto en el cual se especializaron e industrializaron la Inglaterra de la segunda mitad del siglo XIX y los Estados Unidos durante el siglo XX, son únicos e irrepetibles; por lo tanto, es falaz aseverar que todos los demás países se desarrollarán y enriquecerán si buscan crear las condiciones y los elementos de desarrollo aplicados para las grandes potencias, porque éstos simplemente ya no existen.

    En relación con lo planteado anteriormente, incluso si los países en vías de desarrollo llegaran a industrializarse, su relación de dominados no se vería suprimida, ya que la polarización actual "desplazará sus mecanismos y formas hacia otros planos, regidos por los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS